Marketing de Contenidos o de cómo hacer para que el cliente vea lo que quiere ver. 

Hace algunos años que he leído sobre el Marketing de Contenidos, me parece increíble que en una charla breve con alguien cercano a mí, me dijera que Mercadotecnia y Marketing eran dos cosas distintas (risas). Desafié a presentar una explicación coherente para que su argumento se volviera válido. En un titubeo, prefirió cambiar de tema y por eso me ha nacido desde entonces la idea y necesidad de puntualizar sobre la Mercadotecnia (marketing en inglés) y lo haré de forma muy coloquial.

Lo primero sería entonces definir la Mercadotecnia:

«el proceso social y administrativo por el que los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios»    Philip Kotler

Partiendo de esa definición, sabemos pues que la mercadotecnia es un proceso que identifica las necesidades del mercado objetivo, formula objetivos orientados al consumidor, construye estrategias que crean un valor superior, implementa relaciones con el consumidor y finalmente retiene el valor del consumidor para alcanzar algunos beneficios.

En nuestro tiempo, distinguimos al marketing de contenidos, porque es lo más relevante en el área para llegar al público que buscamos y convencerlo. Una definición de marketing de contenidos nos dice que:

El marketing de contenidos consiste en crear y distribuir contenido relevante para clientes y potenciales clientes con el objetivo de atraerlos hacia la empresa y conectar con ellos. No es, por tanto, contenido promocional sino útil y relevante para los usuarios y para la empresa que ha de ser aportado mediante formatos adecuados.

No se trata de llenar al cliente con contenidos promocionales (a veces repetitivos) sino ofrecer contenidos relevantes, útiles y con un alto valor; para que el cliente los atesore.

Se entiende por contenido cualquier tipo de publicación ya sea:

  • Social (posts, tuits, actualizaciones en redes sociales…)
  • Online (newsletter, ebooks…)
  • Papel (revista corporativa…)
  • Multimedia (vídeos, podcasts…)

De acuerdo con el Content Marketing Institute el marketing de contenidos puede definirse como:

Un enfoque estratégico del marketing centrado en la creación y distribución de contenido relevante, oportuno y coherente para atraer y retener a un mercado claramente identificado y, finalmente, generar acciones rentables de los clientes.

Luego tenemos la diferencia con la Estrategia de Contenidos:

  • Marketing de contenidos: cómo generar conversación alrededor del contenido, es decir, cómo usarlo para atraer la atención, compromiso y participación. Cercano al trabajo de la comunicación y el marketing tradicional.
  • Estrategia de contenidos: procesos para estructurar, organizar, gestionar y crear el contenido. Qué decir (mensajes, temas, puntos de vista…), a quién y cómo expresarlos.

También sabemos que el Marketing de contenidos nos ayudará a tener:

  1. Diferenciación frente a la competencia. Porque permite a las empresas llegar antes que la competencia a sus clientes, si esta no tiene creada una estrategia basada en los contenidos. De igual forma, si la competencia tiene una estrategia implementada, el Marketing de Contenidos permite crear un estilo personal, distintivo y segmentado.
  2. Segmentación. Porque con el Marketing de Contenidos las empresas se dirigen únicamente a los clientes potenciales que están interesados en sus productos, esto sin molestar a nadie que, en principio, no lo están. No todos los clientes compran los mismos productos.
  3. Credibilidad. Es resultado por haber eliminado el intrusismo publicitario. La comunicación se hace de forma más natural, puesto que ambas partes comparten un interés común. Por la experiencia y la profesionalidad en los contenidos publicados, se llega a la confianza. Como resultado de esta acción, los contenidos se convierten en información de calidad y referente del sector.
  4. Engagement. Crear vínculos más allá del proceso de compra es fundamental para la fidelización de los clientes. Una de las estrategias más efectivas es ayudar e informar mediante contenidos a esos clientes más allá de lo que pidan y desde luego, más allá de que compren. El papel de las redes sociales, se vuelve determinante por esta acción.

También el marketing de contenidos no es una disciplina que se pueda aplicar como una estrategia aislada. Debe estar alineada y planificada de acuerdo al resto de las estrategias digitales de la empresa u organización. La puesta en marcha va directamente relacionada en las estrategias de SEO, Social Media, entre otras. Al tratarse de contenidos como artículos, videos, imágenes, etc. pueden ser usados en blogs, páginas web corporativas, redes sociales y otras plataformas que son usadas para compartir información.

De no existir la integración del resto de las estrategias, se puede fracasar en los resultados que permitan poner en marcha una estrategia de Marketing de Contenidos.

En las siguientes entregas, hablaré más sobre el Marketing de Contenidos aplicado en casos de estudio. Suscríbete a mi blog y recibe mis actualizaciones cada vez publico un artículo.

 

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *