Después de unos días de vacaciones, hoy por fin ando de vuelta en todo esto de la redes. Muchos proyectos nuevos, todos con mucho futuro por delante y sobre todo, con la mano de Dios encima para todo lo que vendrá. 2016 fue un año de mucho entrenamiento, aprendí mucho de diversos temas y me mantuve quieto. 2017 es el año para aplicar todo lo aprendido y seguir aprendiendo mucho más.

Aves en la playa

Mucha gente llegó a mí en 2016 y otros más me abandonaron. Conocí a gente con la que puedo compartir un vínculo de amistad, a pesar de las distancias. También perdí a gente que conectaba parte de los recuerdos de mi mamá. Pasaron muchas cosas, en algunas me equivoqué y en otras más tuve aciertos. Pero en todo tiempo siempre pude decir “Gracias Dios por todo lo que has hecho, lo que has permitido”.

DSC_0106 - copia

2017, sé que será mejor; algo dentro de mí me lo dice. Aprendí (por consejo de alguien) a seguir mis corazonadas, ese lenguaje que tu alma interpreta sabiendo que es lo correcto para ti y los tuyos. Después de mucho aprendizaje, a solas en secreto y guardando la calma puedo decir que ahora estoy a punto y a tiempo para seguir mi camino. Aprendí mucho y es momento de llevarlo a la práctica. Seguiré informando.

Gracias por leer mis posts.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *