Hace años, las empresas invertían la mayoría de sus presupuestos para marketing, en medios tradicionales (impresos y audiovisuales). Con el correr de los años, las nuevas tecnologías hicieron evidente un rezago en los métodos tradicionales para vender y se comenzó a vivir en el ahora de las redes sociales.

Comenzaron a gestarse teorías y conocimiento acerca de como hacer que una empresa tuviera presencia en la red, de forma creíble y más amena que con tan solo una página principal y un formulario de contacto; la gente quería escuchar todo acerca de un producto a servicio antes de adquirirlo.

Es aquí donde estamos, en un momento clave en todos los sectores de negocios. Las redes sociales pueden construir o destruir a una empresa. Escribiré varios posts en donde trataré de aproximarme a la interacción de los usuarios finales con una empresa, sin que parezca un robot o peor aún, que haya una falta de interés en las empresas que realmente lo necesitan.

Imagen de contenido.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *